El menú más saludable de esta Navidad

Share

Villancicos, aglomeraciones, regalos, envoltorios, anuncios de Papá Noel, juguetes… la Navidad ya está a la vuelta de la esquina, y eso significa que llega el momento de esas anheladas reuniones. Ya sea entre amigos, compañeros de trabajo o familiares, volver a ver a nuestros seres queridos suele tener como nexo común una mesa, sillas y compartir mantel. Cómo no, con un menú de comida y bebida delante.

Uno de los principales efectos secundarios de estas fechas es sumar algunos kilos fruto de estas comilonas y excesos navideños. Aunque haya quien alegue que es inevitable, no es necesario implantar una férrea dieta para superar con éxito eventos como la cena de Nochebuena, la comida de Navidad, la cena de Nochevieja, la comida de Año nuevo y la comida de Reyes -por no hablar de otras reuniones a mayores-.

Alimentos saludables

Una vez en la preparación del menú navideño, los entrantes son una buena manera de abrir boca sin necesidad de incluir grandes cantidades de grasa. El siempre sabroso marisco tiene unas propiedades muy nutritivas, así que acompañarlo de unos cogollos de lechuga con anchoas o salmón ahumado, así como de algún queso o nueces perite superar con nota el primer examen de gastronomía saludable en Navidad. Unas tostas de tomate con queso fresco y orégano son otra estupenda manera de iniciar la reunión.

Quizá uno de los apartados más conflictivos del menú sea el plato principal. Las carnes gustan, y mucho, si bien son altamente calóricas. Aunque no es fácil sustituirlas, inclinarse por pescados como el rape, la merluza, el besugo o la corvina es una deliciosa alternativa y mucho más ligera que un atracón cárnico.

Sin embargo, cierto es también que no es necesario excluir radicalmente a la carne de la mesa. Cocinar al horno posibilita reducir el uso de aceite, de modo que el plato no resulta tan graso. A su vez, la costra que se genera en el alimento impide que los nutrientes y el agua natural del producto se pierdan, así que se incrementa el aporte de estas delicias de la gastronomía.

El pavo y el pollo son los principales estandartes de este tipo de carne que no contienen excesiva materia grasa. A su vez, utilizar algún relleno o guarnición de verduras o frutos secos para acompañarlos y darles un toque extra de sabor es una idea muy a tener en cuenta en la preparación del menú.

Rematar el menú

¿Y qué hay del postre? se preguntarán los más golosos del lugar. En una época en la que los polvorones, los roscones de Reyes o los mazapanes viven su momento álgido del año, todo el esfuerzo de preparar una minuta saludable puede echarse a perder si los postres incorporan muchos azúcares o grasas.

fresas_pixabay

Los dulces son muy demandados, pero hay que trazar una estrategia para que nadie los eche en falta. El primer paso es preparar ensaladas de frutas, macedonia, fresas o piñas para apaciguar el apetito de postre, y ya como final de la comida incorporar algún turrón sin azúcar o turrones duros de almendras o avellanas, que cuentan con menos grasas y aportan las propiedades nutritivas de estos frutos secos.

Acompañar al café o el té con alguna pasta o algún pequeño capricho tampoco es un pecado, especialmente en estas fiestas, pero no hay que olvidarse de que nunca está de más moverse y hacer un poco de deporte. Si en la mesa hay niños pequeños, jugar con ellos después de este menú saludable permitirá bajar la comida y olvidar esos engorrosos y dañinos empachos de anteriores ocasiones.

 

Desfibrilador.com
¿Qué te ha parecido el artículo?
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post El crecimiento del corazón en el feto
Next post Diferencias entre el corazón de mujeres y hombres