Gripe

La gripe multiplica los riesgos de sufrir infarto

Share

El invierno suele ir acompañado de tres grandes focos informativos que pueden, o no, coincidir durante la estación más fría del año: la Navidad, las nevadas y la gripe. Año tras año, estos tres temas copan nuestro interés por distintos motivos, aunque guizás el más importante es el que afecta directamente a nuestra salud: los virus de la gripe.

Las autoridades sanitarias y los especialistas médicos recomiendan que la población se vacune contra unas cepas que están en constante evolución, mutan con facilidad y siguen afectando anualmente a millones de personas. Entre los colectivos más sensibles a esta enfermedad destaca el de los ancianos, pero no son solo nuestros mayores los que deben tener cuidado con la gripe; las mujeres embarazadas y los portadores de enfermedades crónicas también son susceptibles de sufrir gravemente este virus.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) no reúne un alto número de fallecimientos directamente provocados por esta afección, aunque los doctores apuntan a que en España se dan entre 2.000 y 3.000 muertes anuales con la gripe como factor que agrava otras clases de enfermedades. Por tanto, recibir una dosis de la vacuna reduce riesgos y, tal y como se desprende del Acute Myocardial Infarction after Laboraty-Confirmed Influenza Infection, un estudio elaborado por investigadores del Instituto de Ciencias clínicas evaluativas de Toronto, la gripe multiplica por seis los riesgos de sufrir un infarto de miocardio en los pacientes.

Gripe

La gripe: sus efectos sobre el corazón

En España, durante la campaña de 2016-2017, apenas se vacunaron el 55,5 % de las personas mayores de 65 años, una cifra que propicia que la gripe pueda agravar otras enfermedades o dolencias de los ancianos. En cuanto al infarto agudo de miocardio (IAM) y su relación con esta enfermedad, la gripe es una infección aguda que suele generar estados proinflamatorios y protrombóticos, íntimamente relacionados con los accidentes cardíacos.

El infarto de miocardio tiene lugar frecuentemente cuando una placa de ateroma queda inestable y se forma un trombo intracoronario, un bloqueo en el corazón que se traduce en isquemia o necrosis miocárdicas, esto es, que el músculo cardíaco no recibe el riego sanguíneo necesario ni el oxígeno que precisa para funcionar. Por tanto, la gripe podría desencadenar unos trombos que limitan la acción cardiovascular.

El estudio canadiense comparó dos intervalos de tiempo entre pacientes diagnosticados de gripe, la primera fase abarcó la primera semana tras detectar la enfermedad y los segundos un año antes y después a este periodo de riesgo. Entre la muestra poblacional, 250.000 personas, se detectaron 364 casos de gripe en 332 pacientes con hospitalización por infarto agudo de miocardio.

El análisis de estas cifras expone que los casos de IAM fueron 6 veces más frecuentes en la semana siguiente a diagnosticar la gripe si se comparaba con la fase de control. Asimismo, el IAM fue más habitual en pacientes ancianos y con gripe de tipo B. Estos datos reflejan, pues, que este virus está muy conectado con la aparición de infartos a causa de su acción sobre el estado del corazón.

Existen tres tipos de esta gripe: la A, que es la más habitual; la B, algo menos frecuente; y la C, que es mucho más leve y no suele suponer grandes incidencias sobre el afectado. La epidemia actual está viéndose dominada por el virus B, lo cual eleva las opciones de que pueda haber un IAM a raíz de contraer esta enfermedad, dado que es esta variedad del microorganismo la más frecuente este invierno.

Dados estas conclusiones del estudio publicado, la vacunación cobra un papel especialmente importante entre la ciudadanía para reducir no solo los habituales y molestos síntomas de la gripe, sino el riesgo de infarto de miocardio correspondiente a uno de los virus más presentes durante el invierno. A su vez, los ancianos son un grupo en el que la vacuna contra la gripe es todavía más importante ante su especial sensibilidad hacia sus efectos.

 

Desfibrilador.com
¿Qué te ha parecido el artículo?
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Castilla y León Previous post Castilla y León dispone de unos 700 desfibriladores y 33.000 personas con licencia de uso
Coche de policía Next post La Policía salva vidas en la cardioprotección