Quién puede usar un desfibrilador en España

Share

En España son siete Comunidades Autónomas las que obligan a disponer de cardioprotección en diferentes espacios públicos de elevada asistencia de personas o particularmente sensibles a los paros cardíacos. Dado que no existe ninguna normativa nacional que regularice homogéneamente dónde y cómo debe haber desfibriladores y personal formado en Reanimación Cardiopulmonar (RCP), estas regiones establecen sus propios requisitos sobre usar un desfibrilador.

Andalucía, Cataluña, País Vasco, Canarias, Principado de Asturias, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana cuentan con sus respectivos decretos y, aunque hay aspectos en común, se presentan importantes diferencias. Los dos principales bloques con particularidades autonómicas son la ubicación de los equipos y las personas autorizadas para su uso.

¿Quién puede usar un desfibrilador?

La cuestión gira fundamentalmente en torno a la formación necesaria para usar un desfibrilador. En las Comunidades donde se cuenta con legislación específica también se recoge qué conocimientos, y bajo qué tipo de sesiones o cursos, se deben adquirir para que se acredite el estatus de persona formada en RCP y en la utilización de los desfibriladores.

Hay territorios que son más flexibles en busca de extender la cardioprotección y fomentar la reacción eficaz ante casos de paradas cardíacas. Por el contrario, otras Comunidades legislan que solo puedan usar un desfibrilador aquellos que dispongan de la formación homologada o trabajen en el ámbito sanitario.

Asturias

El Principado de Asturias establece en su decreto Decreto 54/2016, de 28 de septiembre, que solo aquellas personas que tengan capacitación homologada en RCP o formación sanitaria estarán autorizadas para su empleo. A su vez, antes de realizar su intervención, deberán comunicarse con los servicios de emergencias.

Andalucía

En la región andaluza, el Decreto 22/2012, de 14 de febrero, establece que únicamente las personas con formación en RCP homologada o los profesionales sanitarios podrán usar un desfibrilador. Al igual que en Asturias, en cada intervención fuera del ámbito hospitalario se deberá avisar a los Servicios de Emergencias Sanitarias.

Usar un desfibrilador
Ejemplo de formación RCP | Anis Salud, Málaga

Cataluña

La legislación catalana es más flexible que la asturiana y la andaluza. En primera instancia, se recomienda que sean las personas con instrucción RCP o los profesionales médicos los que intervengan en caso de emergencia cardíaca. No obstante, si no hubiera nadie con estos conocimientos, cualquier persona podría activar el desfibrilador y actuar tras llamar al 112 y recibir sus indicaciones hasta la llegada de la ambulancia.

País Vasco

Al igual que en Cataluña, en País Vasco también se permite que alguien que carezca de la formación pertinente en RCP pueda usar un desfibrilador si se encuentra ante un paro cardíaco fuera del ámbito hospitalario, siempre con preferencia para los sanitarios o personas instruidas. También deberá comunicarse con los servicios de emergencia.

Canarias

La legislación de Canarias también se encuentra entre las más laxas en cuanto al empleo del DESA. Cualquier persona que se encuentre ante una de estas emergencias, aunque no tenga los conocimientos acreditados y siempre que no haya nadie formado en las proximidades, podrá activar el dispositivo y contactar con el 112 para recibir las instrucciones pertinentes para atender al afectado.

Comunidad de Madrid

En la región madrileña, como ocurre en Cataluña, País Vasco y Canarias, cualquier persona puede intervenir si no hay nadie capacitado en la zona. El uso preferente sigue siendo para el personal sanitario o quienes dispongan de formación. En todo caso se deberá informar al 112 y atender a sus indicaciones hasta que lleguen los servicios de emergencia.

Comunidad Valenciana

La última legislación autonómica publicada en materia de cardioprotección también establece que, en casos de emergencia y de ausencia de personas con conocimientos RCP, cualquier persona pueda usar un desfibrilador. Igualmente, lo más adecuado es que la intervención la lleven a cabo aquellos con la formación pertinente.

El Principado de Asturias y Andalucía son las Comunidades Autónomas cuya legislación es más restrictiva en cuanto a la intervención con un desfibrilador. Los casos de Canarias, Cataluña, País Vasco, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana amplían el rango de alcance de la cadena de supervivencia al permitir que si no hay nadie con la titulación RCP la ayuda pueda proporcionarla cualquier ciudadano.

Los desfibriladores de uso público indican al usuario cómo debe intervenir y recomiendan la llamada al 112 para la rápida intervención de los servicios de emergencia. Los desfibriladores conectados cuentan con el valor añadido de que están siempre en conexión con el 112, incluso cuando se desplazan de su localización, así que los servicios de emergencia pueden indicar en todo momento cómo contribuir a salvar una vida.

Desfibrilador.com
¿Qué te ha parecido el artículo?
(Votos: 1 Promedio: 4)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post Por qué los niños deben aprender a usar un desfibrilador
Next post La importancia de los desfibriladores en hoteles