Municipios cardioprotegidos para salvar vidas en cualquier momento

Share

La presencia de desfibriladores en espacios públicos y su combinación con personal formado en RCP permiten que, ante casos de paradas cardíacas, se pueda reaccionar rápidamente y con éxito para revertir sus efectos y devolver la vida al afectado. Esta tendencia en la cardioprotección ha llegado también a los municipios cardioprotegidos, que son aquellos que instalan DESA (desfibrilador semiautomático) para estar preparados para intervenir ante estas emergencias.

Las ciudades grandes están dando grandes avances en cuanto a la presencia de estos dispositivos en todas las áreas, como es el caso de Madrid con sus mercados o el propio Metro, aunque no son ellas las únicas que se han sumado abiertamente a este compromiso. Los municipios cardioprotegidos también son aquellos con muchos menos habitantes y con espacios públicos que no por estar menos frecuentados están exentos de que alguna persona padezca una parada cardíaca.

Unos 9,6 millones de españoles residen en localidades de menos de 10.000 habitantes, según indica el padrón municipal publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) respecto a 2017. Dentro de este cupo se encuentran poblaciones con un mucho menor número de habitantes, pero no por ello la apuesta por la cardioprotección es menos importante. De hecho, seis de cada diez de estas localidades no llegan a las 1.000 personas.

Municipio cardioprotegido

Municipios cardioprotegidos para locales y visitantes

Una de las particularidades del actual panorama municipal español es que la mayor parte de los residentes en los pueblos están envejecidos, son personas de edad avanzada y se exponen así a un mayor riesgo de problemas cardíacos. Asimismo, no es habitual que estas villas cuenten con un centro de salud, que a lo sumo se encuentra en un pueblo y a él acuden las personas de la comarca, de modo que los municipios cardioprotegidos cumplen una función muy relevante para la atención sanitaria de la zona.

La incorporación de desfibriladores a los coches de policía supone también que si la parada cardíaca se produce en algún pueblo cercano o incluso en un área no urbanizada sea posible una rápida actuación, lo cual sería mucho más complicado en caso de que no existiera esta apuesta. Los espacios que se cardioprotegen más a menudo en estas localidades son lugares como el ayuntamiento, que suele estar en el centro de la población, además de puntos siempre sensibles como los recintos deportivos.

El número de habitantes, aunque sea regularmente escaso, se suele multiplicar cuando se celebran ciertos momentos especiales en cada localidad. Las fiestas municipales o cualquier festejo de estas características suelen concentrar a los familiares de los residentes así como a turistas o personas de pueblos cercanos. Este crecimiento conlleva que se incrementen las opciones de que tanto locales como foráneos puedan sufrir un paro cardíaco y sea necesaria la aplicación del desfibrilador, una razón más para fomentar la cantidad de municipios cardioprotegidos.

La existencia de estos dispositivos también puede repercutir a niveles turísticos, ya que aporta un valor añadido para la seguridad de los viajeros, que también pueden inclinarse a visitar ese pueblo con sus personas mayores, sabedores de que su salud cardíaca está bien atendida. Cómo no, la formación RCP a los habitantes permite que estén bien capacitados para detectar, reaccionar y salvar una vida con el desfibrilador.

Coche de policía

Desfibriladores inteligentes en municipios cardioprotegidos

Son varios los municipios que han apostado firmemente por instalar estos sistemas en su territorio. Una solución muy común es la del desfibrilador DOC, que trae consigo una funcionalidad extra gracias a sus atribuciones de tele-asistencia, por la cual un especialista indica al usuario sobre qué debe hacer ante el paro cardíaco; y especialmente la geolocalización, ya que hay municipios de difícil acceso para los servicios de emergencia. Este desfibrilador indica exactamente las coordenadas donde ha sido activado para acortar los tiempos de llegada de los sanitarios.

En los últimos tiempos son varios los municipios de distinto tamaño que se han inclinado por esta clase de DESA. Uno muy reciente, y de un volumen poblacional mucho mayor, es Gandía. Otros municipios cardioprotegidos son el gallego San Xoán de río; el catalán Arenys de Munt, que hace apenas unas semanas salvó una vida con su desfibrilador; los andaluces Hinojales y Cumbres mayores; los vascos Lezo, Azkoitia, Azpeitia y Ea; los madrileños Aldea del fresno y Villamanta; o el castellano-manchego Torrijos, entre muchos otros.

Desfibrilador.com
¿Qué te ha parecido el artículo?
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post Castilla-La Mancha renueva su normativa en desfibriladores
Next post Navarra prepara su normativa en desfibriladores obligatorios