desfibrilador en casa

¿Un desfibrilador en casa para atender paros cardiacos?

Share

¿Es recomendable tener un desfibrilador en casa? Según los profesionales médicos, cuanto más accesibles tengamos un dispositivo DESA, antes podremos atender posibles paradas cardiacas y por lo tanto más posibilidades de supervivencia.

En términos generales, todos los ciudadanos, sin necesidad de ser sanitarios, deberían de tener conocimientos de cómo actuar frente a paradas cardiacas. Saber realizar las técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP: masaje cardiaco, ventilación, etc.) y cómo utilizar el desfibrilador es el primer paso para disminuir el índice de mortalidad.

Además, en los últimos años tanto instituciones públicas como privadas han apostado por la salud del corazón a través de la cardioprotección. Para ello, han instalado desfibriladores en plena vía pública para que estén accesibles a todos los ciudadanos y puedan utilizarse en cualquier momento. Los DESA en estos casos están ubicados dentro de tótems, protegidos de la intemperie y el vandalismo.

Retomando el tema de contar con un desfibrilador semiautomático en una casa particular, nunca se deben perder de vista ciertos aspectos. Un desfibrilador (DESA) necesita una serie de mantenimientos para garantizar su funcionamiento, tanto las baterías como de los parches deben garantizar su perfecto uso. Para ello, hay que comprobar periódicamente que las baterías están debidamente cargadas, sin daños ni desperfectos y que los parches no están caducados, ya que suelen tener un periodo de caducidad de aproximadamente un año.

Hay que ser consciente de que un desfibrilador tiene que estar en perfecto estado para su uso justo en el momento en el que se necesita. Cualquier fallo derivado de un mal mantenimiento puede resultar fatal para la víctima. Por ello, es recomendable contratar con un servicio de mantenimiento del desfibrilador donde una empresa especializada vele por el buen funcionamiento del mismo.

Desfibriladores en comunidades de vecinos

  • Una de las opciones que se está planteando cada vez con más fuerza, consiste en instalar desfibriladores en las comunidades de vecinos. Es una medida acordada por la comunidad y que reporta un beneficio a todo el mundo, puesto que nadie está exento de sufrir un paro cardíaco.
  • Para instalar un desfibrilador en una comunidad de vecinos, primero se debe aprobar en la Junta por una mayoría y a continuación buscar empresas especializadas en cardioprotección que proporcionen los equipos, su mantenimiento y la formación.
  • Además del dispositivo la legislación regula la formación de un determinado número de personas en el uso del desfibrilador y las técnicas de reanimación cardiopulmonar. Las condiciones de esta formación depende de cada comunidad autónoma, pero por lo general suelen ser grupos de entre 5 a 10 personas y con un reciclaje anual.
  • Por último, otro de los aspectos a tener en cuenta es el registro del desfibrilador en el organismo indicado de cada territorio. En este registro figura dónde se encuentra el desfibrilador, la entidad o persona responsable del dispositivo y el número de registro. Gracias a este listado los responsables sanitarios pueden saber dónde se encuentran los DESA instalados en cada ciudad o municipio y comunicarlo, incluso diseñar aplicaciones móviles, como Ariadna app, donde se diseña un mapa colaborativo de la ubicación de los desfibriladores más cercanos.
cardioprotección aragón
Desfibrilador.com
¿Qué te ha parecido el artículo?
(Votos: 3 Promedio: 4.7)
riesgo cardiovascular Previous post Principales factores de riesgo cardiovasculares
salud bucodental Next post Salud dental y salud cardiovascular