desfibriladores en clinicas

El desfibrilador en clínicas dentales

Share

La parada cardiorrespiratoria es una de las principales causas de muerte en nuestro país, por ello toda medida de prevención es poca. Al año se producen alrededor de 30.000 paradas derivadas de problemas con el corazón, afectando en mayor medida a las mujeres.

Entre las principales causas, se encuentra el tabaquismo, hábitos de vida más o menos saludables, el tipo de alimentación, un estilo de vida con altos niveles de estrés y factores tanto hereditarios como congénitos. Según el último estudio del SAMU junto a la FEC, revela que el 61% de las primeras asistencias frente a casos de paradas cardíacas fueron realizadas por personas anónimas. De ahí la importancia de implicar a toda la sociedad en la cultura de la cardioprotección y fomentar los espacios cardioprotegidos con desfibriladores de uso público (DESA).

desfibriladores en clinicas dentales
Datos del SAMU junto a la FEC 2019

En España no existe una legislación única que regule el uso e instalación de desfibriladores, así como la formación en RCP, sin embargo hasta la fecha ya son diez las comunidades autónomas que han redactado un legislación propia que regula el uso e instalación de desfibriladores semiautomáticos fuera del ámbito sanitario.

Aunque las legislaciones difieren en algunos aspectos de su contenido, comparten ciertos aspectos en la obligatoriedad de la instalación de desfibriladores en espacios como gimnasios, polideportivos, estaciones de transporte de pasajeros, etc. En definitiva, espacios que por el gran volumen de personas que reciben cada día, o por la actividad que en ellas se desarrolla, son consideradas zonas sensibles.

¿Por qué instalar un DESA en una clínica dental?

Dentro del marco de espacios de alto riesgo, encontramos los diferentes tipos de centros donde se suministra anestesia, entre los que se encuentran las clínicas dentales. En las clínicas odontológicas se puede dar la anafilaxia, una reacción alérgica muy grave a la anestesia, que puede complicarse en muy pocos minutos derivando en una parada cardíaca y comprometer la vida del paciente. Según el último estudio Paro cardíaco y anestesia  (2016), la anestesia puede elevar el riesgo de paro cardíaco de una intervención quirúrgica y situarlo aproximadamente en 1.1 por cada 10.000 casos, mientras que la mortalidad alcanzaría un 0,6 por cada 10.000 personas, un dato que ha ido disminuyendo gracias a los avances médicos y la mejora en los dispositivos de prevención.

El desfibrilador inteligente DOC se caracteriza por su sistema de geolocalización, tecnología que ubica exactamente el incidente cardíaco para que los servicios de emergencia acudan de inmediato y sin error; y tele-asistencia, por la cual un especialista instruye al usuario de como usar el dispositivo y aplicárserlo al afectado. Por consiguiente, al disponer de estas atribuciones y sus beneficios para las clínicas dentales, se trata de un dispositivo de cardioprotección óptimo para esos espacios.


Algunas legislaciones en materia de cardioprotección, como es el caso de la Comunidad de Madrid, obligan a las clínicas dentales a instalar desfibriladores en el interior de sus instalaciones como medida de prevención y para proteger la salud de sus pacientes.

¿Necesitas más información sobre desfibriladores?

[wpforms id=”3206″]

Desfibrilador.com
¿Qué te ha parecido el artículo?
(Votos: 0 Promedio: 0)
el baile sienta bien al corazón Previous post El baile y la frecuencia cardíaca
natación paro cardíaco Next post Natación y paro cardíaco